¡Más acciones, menos oraciones!

Hoy estamos viendo de nuevo el resultado del calentamiento global y de la desidia de los políticos ignorantes y avaros al respecto de la influencia de los humanos en el medio ambiente. Australia arde y para millones de seres vivos -debido a nuestra estupidez colectiva- su hogar se ha convertido en el infierno que predican los seguidores de un concepto de dios que considera la tortura un medio válido de traer justicia.

¿Y que hace la gente al respecto, además de compartir en redes sociales las terribles imágenes y poner una carita triste o una carita furiosa como respuesta? ¡Pues una idea genial! Agregar el numeral: #PrayForAustralia. 

Algunos tal vez incluso cierren los ojos, junten las manos y si son musulmanes, miren hacia el piso, si son judíos, miren a la pared o si son cristianos, miren hacia el techo y le oren a la versión abrahámica de su dios inútil y de seguro, para ser más exactos, a una versión particular dependiendo de la secta o división a la que pertenezca su iglesia. 

Otros cientos de millones le orarán a un avatar del dios hindú Visnú con cabeza de elefante o a uno con cabeza de mono, otros cuantos al dios de su tribu en África o Amazonas, (si es que dichos pueblos siquiera se han enterado y no están simplemente luchando por sobrevivir y no morir de hambre) y unos cuantos sofisticados le orarán o concentrarán sus pensamientos en la Pachamama, el universo o la energía del amor, etc. 

Pero, ¿sirven de algo todos esos rezos, oraciones, ritos, concentraciones mentales, o como lo quieran llamar, que reúnen ese espectacular y muy usado numeral, tal como el otro de hace unos meses, #PrayforAmazonas? NO, en absoluto. Quizá como una muleta psicológica para no hacer nada efectivo y práctico y sentirse emocionalmente satisfecho y decirse a sí mismo: ¡Oh, yo si me preocupo! Pero para nada más. Ningún dios inventado por los humanos hará nada, USTED puede hacer algo evitando usar plástico, reduciendo su huella de carbono, votando por políticos que tengan conciencia ambiental, protestando y haciendo activismo.

Concentrémonos en un solo punto: Usar menos plástico. Hagamos las cuentas tan solo con los seguidores de nuestra cuenta en Twitter (para facilidad en el cálculo y de aprendizaje) que casualmente acaba de completar 1000 seguidores. 

Hagamos pues algunas suposiciones sencillas y partamos de allí para hacer las cuentas. Supongamos que, así como muchos humanos, usted compra para el desayuno pan, huevos y leche, (asumamos que no compra la cubeta o bandeja de 30 huevos para todo el mes). Se levanta soñoliento y compra  cierta cantidad de pan para usted y su familia, y se le entregan en 1 bolsa, lo mismo para los huevos, y la leche ya viene empacada en bolsa de plástico: 3 bolsas en total. Descontemos el empaque de la leche, que lamentablemente es difícil de controlar pues por ahora no podemos llevar la ollita para que nos vendan al por menor.  Total de bolsas para el desayuno: 2.  Sigamos con las suposiciones realistas, y consideremos la compra del almuerzo: 1 bolsa para el pollo, carne o pescado, 1 bolsa para las verduras, y 1 bolsa para otras cosas, (sin considerar que posiblemente le dividan los alimentos en diferentes bolsas o que el grano también ya venga empacado en bolsa), agréguele 1 botella de plástico no retornable de su bebida favorita y una bolsa grande para juntar todo. Total de bolsas para el almuerzo: 4. Repita lo mismo para la cena: Total de bolsas para el cena: 4.

TOTAL DE BOLSAS DIARIAS = 2 DEL DESAYUNO + 4 DEL ALMUERZO + 4 DE LA CENA = 10

Si asumimos que todos los seguidores de La Asociación de Ateos de Bogotá AAB en twitter hacen lo mismo serian 10 x 1.000, es decir:

10.000 bolsas diarias usadas por los ateos o no creyentes o críticos de la religión que nos siguen.

Por lo tanto, en un mes serían:  30 x 10.000 = 30.000 bolsas mensuales usadas por los ateos o no creyentes o críticos de la religión que nos siguen.

Así que finalmente anualmente serian: 30.000 x 12 = 360.000 bolsas por año

¡360.000 BOLSAS AL AÑO!

Si asumimos cada una pesa 10 gramos serían 360.000 x 10 = 3.600.000 gramos de plástico, es decir: 360.000 / 1.000.000 de una tonelada, daría como resultado 3,6 toneladas de plástico producidos por los seguidores de esta ONG.

¿Cómo visualizar 3,6 toneladas de plástico? Vea la foto del siguiente camión y hágase una idea:

Recordemos además las botellas de las bebidas. 2 diarias por seguidor, serían 2.000 botellas diarias, 60.000 mensuales, 720.000 anuales.

De nuevo, si asumimos que son botellas de 1 litro para facilitar los cálculos, esto equivaldría a 1.000 cm3, así pues serían 720.000 botellas x 1.000 cm3 = 720.000.000 cm3, o también se podría ver como 1000 litros = 1 m3. Así pues 720.000 metros serían 720 m3, es decir, un tercio de una piscina olímpica llena de botellas.

Así pues, con acciones tan sencillas como llevar una bolsa reutilizable (que no sea de plástico) para el pan, no comprar huevos a diario sino comprar la cubeta de 30 y reciclar el cartón para las siguientes compras, llevar una bolsa reutilizable para reunir todo lo de la compra, y pedir por mucho la bolsa de papel para la carne, se reduciría la cantidad de bolsas a 2 diarias, 2.000 por seguidores, lo que aún es mucho, pero crearía un gran impacto de una reducción anual de 288.000 bolsas plásticas.

Si hacemos lo mismo para el caso de las botellas, y solo compramos una botella grande o mejor aún, usamos las opciones reciclables pasaríamos de 720.000 a 360.000 botellas al año o incluso 1 sola botella al año.

Este es solo un ejemplo del impacto de 1.000 personas, ¿se imagina si hicieran lo mismo los más de 1.0000 seguidores de nuestra página de Facebook? O si el 3% o 5% de la población atea agnóstica o no afiliada de Colombia lo hiciera? La población estimada de habitantes en Colombia es de 48.200.000, si tomamos por lo alto el 5% de esa población seríamos: 2.410.000 haciendo esto todos los días, el impacto sería extraordinario.

Así que, amigo ateo, agnóstico o no afiliado, ¡MÁS ACCIONES MENOS ORACIONES!, deja de actuar como un creyente y haz algo bueno, cualquier cosa.